Corría el año de 1999, en la señal de satélite se estrenaba un nuevo canal que nos trajo el boom de anime clásico que empapó todo América Latina, este canal se llamaba “Magic Kids” y la serie en cuestión de este artículo corresponde al nombre de Orphen.

En la historia nos acompaña nuestro hechicero y protagonista Orphen, el caballero que salva el día capítulo a capítulo, graduado de la Torre de los Colmillos, lo cual es un gran honor, pero debido a su mal humor la gente le teme, incansable cazador del dragón al cual ha consagrado su existencia, pero nótese que no es cualquier hechicero, ni ése dragón es “un simple dragón”. La chica escandalosa (tiene que haber una) responde al nombre de Cleo, una hija de buena familia que no está  preparada para salir  al mundo real pero que debe cuidar los intereses familiares. El aprendiz de Orphen se llama Magic y los personajes de comedia corresponden al nombre de Volcan y Dochin,  los cuales agregan esa pizca de humor sano pero sátiro y los cuales como típica serie de los 90, salen disparados al cielo en repetidas ocasiones.

Pendiente del dragón

En esta serie se nos lleva de la mano con detalle en la historia que nos cuentan, no dejan ni preguntas sin responder, saben unir todos los detalles incluso que no parezcan importantes y una curiosidad de la serie es el cambio notable de la animación de la primer temporada a la segunda, se distinguen los estilos, los entidados de la primer temporada son hermosos y está muy bien animada, mientras que en la segunda el estilo se vuelve más dinámico pero estético, cabe mencionar que todas las series del canal estaban en español, por lo que el doblaje es decente y el opening a pesar de estar en español te capta desde el primer segundo además de que estéticamente es muy atractivo, se los dejamos.